Beneficios de la energía solar en el sector industrial

paneles solares para industria

Beneficios de la energía solar en el sector industrial

Los paneles solares para industria son una fuente de energía alternativa con múltiples ventajas que queremos repasar en este post. Son una opción asequible tanto para pequeñas como para medianas y grandes empresas. 

Con una instalación solar fotovoltaica se puede disfrutar de un notable ahorro en la factura de la electricidad. De hecho, las tarifas de la energía solar son aproximadamente un 20% más bajas que las de la electricidad convencional. Es por ello una alternativa energética sostenible y rentable para las empresas. Además, el mantenimiento de los sistemas solares es más económico.

En Solari Power queremos que nuestros clientes apuesten por fuentes de energía alternativas como la energía solar. Una opción 100% limpia y renovable que reduce la dependencia del petróleo, el carbón y el gas natural para producir electricidad. Los combustibles fósiles emiten agentes dañinos que merman la calidad del aire, el agua y el suelo. Son además responsables del calentamiento global. En cambio, la energía solar no produce contaminación ni daña la capa de ozono. Estos sistemas de energía solar industrial son una inversión de futuro para mantener las fuentes de energía no renovables y proteger el medio ambiente.

Mayor eficiencia energética

Una instalación de paneles solares puede aumentar el valor de una propiedad en caso de que esta se quiera vender. Si un edificio tiene paneles solares, parte de la energía que necesita se puede producir ahí. Esto quiere decir que los gastos operativos a corto y largo plazo serán menores que si no hubiera paneles solares.

Cada vez más empresas buscan un proveedor con bajas emisiones de carbono. De todos modos, el abastecimiento de energía renovable sigue siendo limitado y la dependencia de los combustibles fósiles alta. Por eso queremos ayudar a revertir la situación. Recordando a nuestros clientes que otra de las ventajas de los paneles solares son sus bajos costes de mantenimiento. Pueden tener una vida útil de hasta 20 o 25 años. A los 5 años habrá que cambiar solo el inversor, pieza que convierte la energía solar en electricidad y calor. Además del inversor, habrá que revisar los cables de forma periódica para garantizar la máxima eficiencia.